Calle María de Molina, 11, 47001 Valladolid
983 37 99 00

¡Benditos atascos!

Por Arturo Rodríguez-Monsalve Garrigós

Nadie que esté en su sano juicio puede pronunciar una frase como ésta, si no es por una razón justificada. La pronuncié yo mismo en un atasco en Madrid la primavera pasada. Y lo hice de forma espontánea, como quien reacciona con un grito de queja ante un golpe inesperado. El taxista, como es natural, se sorprendió. Se lo expliqué y lo entendió. Le dije que era de Valladolid y que no sufría un atasco en el centro de mi ciudad desde hacía años. Pero esta  circunstancia no estaba justificada por una mejor gestión del tráfico por parte de las autoridades, sino porque la falta de pulso de la ciudad había reducido el tráfico un 30%, según datos oficiales. La causa de esta reducción radicaba en que en los últimos 26 años Valladolid capital había perdido 31.000 habitantes, de ellos 17.000 habitantes en los 10 últimos años. O en términos más próximos: 2.350 habitantes de media anual habían abandonado la capital en los últimos 5 años.

benditos atascosEl alfoz o área metropolitana fue el receptor de ese éxodo durante un largo período, pero en los últimos años ese trasvase se ha paralizado y, a mi parecer, tiene los días contados. El urbanismo de mancha de aceite, el de las viviendas adosadas, el del crecimiento en horizontal no es sostenible. Y no lo es porque es muy caro y además es injusto.

Cien metros lineales de carretera asfaltada, con sus canalizaciones, farolas, jardinería, aceras, señalizaciones. Podría imputarse su uso en cualquier calle del centro a más de 200 viviendas, mientras que en las urbanizaciones de las afueras no llegaría ni a 30. Y sin contar el servicio de basuras, autobús, seguridad, vigilancia, etc, que tiene un coste por habitante muy superior en las zonas de baja densidad. Y ese coste de más no se repercute en impuesto alguno, y menos en  el IBI, de ahí la injusticia. Es por eso que el urbanismo sostenible se corresponde con el denso, compacto y continuo, valga el pleonasmo.

En el mundo de la ciencia económica hablaríamos de las ventajas que la economía de escala proporciona a una empresa su mayor tamaño, lo que la hace más sostenible. En el urbanismo comercial hablaríamos de las ventajas de la aglomeración. La actividad de los comercios, de la hostelería, de los servicios depende de la cantidad de personas que fluye a su alrededor. Solo si hay cierta aglomeración tienen viabilidad los negocios. ¿Saben por qué la calle Gamazo ha perdido fuerza comercial? Porque cada 5 minutos a la hora punta pasan solo 20 personas en una u otra dirección, y de ellas un tercio vive en la propia zona, mientras que hace unos años pasaban 70 personas. Y esto es consecuencia de la política de dispersión urbana, que daría para otro artículo.

Valladolid es una ciudad muy atractiva y muy completa tanto en el aspecto cultural, patrimonial, comercial y de servicios, donde la hostelería destaca por su gran calidad. Además, está muy bien situada y comunicada, pero, a pesar de todo ello, está apagada, sin vida, las calles están vacías, los locales comerciales languidecen en su actividad. Prueba de ello es que los quioscos han cerrado en su mayoría. Algo hemos hecho mal. Al gerente de este centro comercial hay que despedirlo.

A pesar de ello, a  Valladolid capital le auguro un gran futuro a largo plazo. El modelo de la ciudad vieja se ajusta al modelo sostenible. Desde el alfoz y desde los pueblos de la provincia ya hay familias que están llamando a su puerta. Quieren volver a la vida de ciudad. Pero no les abrimos del todo esa puerta. Están dispuestos a rehabilitar una casa en el centro e, incluso, a renunciar a uno de los dos automóviles, pero el que se quedan no tienen donde aparcarlo. Con la boca pequeña les decimos que utilicen la bici o el transporte público. El ir y venir 4 veces al día a la urbanización, los colegios, los niños, los coches, los buses hacen que la vida diaria en esas zonas sea más convulsa que la vida en el casco urbano, y la tendencia debería ser la de buscar una vida más ordenada en el centro.

Todas estas reflexiones vienen a concluir algo tan claro como que tenemos una gran ciudad, ahora bien, está dormida y hay que despertarla. El futuro está a nuestro favor. Tan solo tenemos que coger el viento de cola, no enfrentarnos a él. Repoblar Valladolid debe ser el objetivo prioritario. Atraer nueva actividad con turismo, deportes, congresos o cualquier otra iniciativa sería un sucedáneo perfecto. Preguntemos a los que llaman a la puerta qué es lo que desean y démoselo. Unos nos dirán que para reabrir sus hoteles necesitan un par de congresos al mes. Otros que para vender sus viviendas necesitan 3.000 empleos más en la industria. La propia industria nos pedirá facilidades para implantar sus factorías. Los comercios y la hostelería nos pedirán más flujo peatonal. Y los nuevos residentes reclamarán servicios que les hagan la vida más cómoda y más barata.

La ciudadanía no entiende bien las peleas, juicios y acusaciones entre políticos. Lo único que le preocupa es que atiendan sus peticiones, que le propongan nuevas ideas y proyectos ilusionantes, y que le ofrezcan una gestión eficaz que haga que vuelva pronto la actividad a nuestra ciudad. Todos lo agradeceremos, aunque un día nos veamos en medio de un insoportable atasco que nos haga decir: ¡Malditos atascos!

arturo-rodriguez-monsalve-garrigos-benditos-atascos-gamo -BN
Arturo Rodríguez-Monsalve Garrigós

Arturo Rodríguez-Monsalve Garrigós es economista y escritor. Fue concejal y Director General de la Camara de Comercio en Valladolid. Su primera obra literaria, “La esencia secreta de las cosas”, es un preámbulo de la novela “Confesiones de un corrupto”, recientemente publicada.

CONTACTE CON NOSOTROS

Si quiere hacernos una consulta, use nuestro formulario.

Le atenderemos en breve.

IMPRESCINDIBLE PARA ENVIAR SU CONSULTA:

He leído y acepto los términos del Aviso Legal y la Política Privacidad

MANTÉNGASE INFORMADO

¿Quiere recibir nuestras novedades cómodamente por correo electrónico?

imagen-suscripcion-newsletter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies